Vivimos en un  mundo  de constantes cambios, cada día nos sorprende con una nueva noticia y parece que nuestra capacidad de asombrarnos ha llegado a su límite. Adaptarnos a las nuevas realidades es un desafío cotidiano. ¿Qué nos pasa cuando los cambios tienen un impacto directo (y negativo) sobre el mundo en que vivimos, sobre nuestra calidad de vida y la de las futuras generaciones? ¿Qué nos pasa cuando, por acción del ser humano, se contamina el aire que respiramos y el agua que bebemos?  ¿O cuando miramos alrededor nuestro y vemos que cada vez hay más basura por todas partes?

La frase que viene a nuestra mente es “hay que hacer algo”. Pero ¿qué? ¿cuándo? ¿cómo?  Y lo más importante: ¿quién? El estado actual del medio ambiente y las catástrofes que se van sucediendo parecerían indicar que la respuesta al problema es compleja y difícil pero en realidad la raíz de cualquier acción profunda implica respuestas muy simples:

¿Qué podemos hacer? Tomar conciencia de que todas nuestras acciones y decisiones son importantes. Qué productos consumimos, cómo nos alimentamos, cómo utilizamos el agua y cómo disponemos de la basura que generamos. En estos frentes es donde pueden hacerse grandes mejoras.

¿Cuándo? ¡Ahora! Este es el mejor momento de empezar, este es el día para comenzar los cambios. No hay un minuto más que perder.l

¿Cómo? Tomar conciencia y actuar. Aplicar el sentido común, la responsabilidad social y la solidaridad: no desperdiciar recursos preciosos como el agua potable, usar la electricidad y combustibles en forma responsable, aplicar las 3Rs: reutilizar-reciclar-reducir. Crear hábitos de consumo que sean responsables con el medio ambiente. Simples ejemplos son: dejar de usar bolsitas de plástico, separar la basura, cuidar el agua y muchos más.

¿Quién? Hay una sola persona  que puede protagonizar los cambios en favor del medio ambiente: es la que vemos cada vez que nos miramos al espejo. Ningún cambio es posible sin el compromiso de cada uno como individuo. El poder más grande es el poder de UNO. Cuando cada persona asume el compromiso que le toca, las cosas más increíbles empiezan a hacerse realidad. La historia de la humanidad da testimonio de ello.

A través de la Biblia sabemos que los días de este mundo en que vivimos eventualmente llegarán a su final, pero no sabemos cuándo ocurrirá esto. Hasta tanto Dios decida poner el punto final a la historia de la Tierra, y mientras vivamos en este planeta tenemos la responsabilidad de ser administradores de los recursos naturales para nuestra subsistencia y la de las generaciones que vendrán. No estamos en este mundo como “explotadores de recursos” sino como administradores de un préstamo que recibimos de las generaciones que vendrán.

En este año que comienza te invitamos a seguir este espacio y a sumarte en las acciones que tenemos planeadas, entre todos ¡el cambio es posible!


Si querés ser parte de un cambio positivo queremos saber de vos: sumate al equipo de la Brigada Verde de Castelar. Nos podés escribir a: brigadaverdecastelar@gmail.com