Hace 40 años las Naciones Unidas señalaron al 5 de Junio como el Día Mundial del Medio Ambiente. Es un día que nos invita a reflexionar sobre las acciones que debemos y podemos tomar como individuos y organizaciones sobre temas ambientales.

El lema para el 2012 es “Una economía Verde ¿ te incluye a ti?”

Una “economía verde” es una en la cual el carbono emitido es bajo, los recursos se administran en forma eficiente y es socialmente inclusiva”.

También incluye un llamado a un “cambio inmediato en las reformas a políticas y regulaciones gubernamentales” para hacer posible la “reducción de emisiones contaminantes, optimizar las fuentes de energía y administrar los recursos de manera más eficiente”.

Muchas personas alrededor del mundo celebran el Día Mundial del Medio Ambiente con gran entusiasmo. Grupos e individuos están asistiendo a eventos organizados por gobiernos e instituciones no gubernamentales para atacar problemas que incluyen desastres naturales, calentamiento global y contaminación.

Muchos de estos eventos incluyen desfiles en bicicleta, conciertos verdes, y plantado de árboles.

Las redes sociales se hacen eco de esta iniciativa por medio de millones de mensajes que viajan alrededor del globo con un mensaje de atención al cuidado de la naturaleza.

 El cambio necesario está en manos de individuos. La clave es la decisión personal de cada uno en hacer su parte para preservar los recursos, disminuir el derroche y caminar hacia una economía sustentable. Es algo que debemos exigir de nosotros mismos y de nuestros dirigentes.

Es un buen momento para hacernos esta pregunta: ¿que estoy haciendo YO para preservar el medio ambiente?

Te damos algunas ideas:

–          Disminuir el consumo de alimentos de origen animal, especialmente las carnes: la ganadería lidera las actividades con alto impacto ambiental como deforestación, generación de gases de efecto invernadero, alto consumo de agua y contaminación.

–          Plantar árboles. Colaborar en reponer los árboles caídos en las tormentas. Forestar nuevas áreas.

–          Aplicar las 3R: Reducir, Reciclar, Re-utilizar

–          Educación: mantenernos informados y transmitirlo a los más jóvenes

–          Cambiar conductas y cultivar una conciencia solidaria. Dejar de lado frases como “todos lo hacen” o “ quién va a notar la diferencia”

–          Nunca subestimar el poder de uno/una : el/la que vemos reflejado/a cuando nos paramos frente al espejo.

Los cristianos sabemos, por medio de la Biblia, que este mundo no será nuestro hogar definitivo. Un día todas las cosas serán hechas nuevas para que podamos vivir eternamente según el plan original del Creador.

Pero mientras tanto, ¿qué clase de vida queremos llevar en este mundo que es nuestra casa? Los recursos naturales son dones de Dios ¿los estamos cuidando como tales? Solo nuestra conciencia tiene la respuesta.