Hace muchos siglos el sabio rey Salomón dejó este consejo en la Biblia:
“Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de el mana la vida” Proverbios 4:23

Tenía razón entonces y la tiene más aun en el presente, donde las enfermedades cardiovasculares son causa frecuente de muerte y pérdida de la calidad de vida. Para cuidar el corazón contamos con un aliado ideal:

EL EJERCICIO para combatir la la hipertensión.

Cuándo se produce la hipertensión arterial?

La hipertensión se produce cuando el flujo sanguíneo circula por las arterias a una presión mayor a la normal. A mayor presión arterial existe mayor riesgo de padecer problemas cardiovasculares.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en los países occidentales hay alrededor de 691 millones de hipertensos. Se trata de aproximadamente el 20% de la población adulta de esta región.

La hipertensión es el primer factor de riesgo de enfermedades cardio y cerebrovasculares.

LA HIPERTENSIÓN ES UNA ENFERMEDAD ASINTOMÁTICA

Cómo prevenirla?

Una de las formas es manteniéndose en movimiento. La actividad física medida y regular es uno de los pilares fundamentales en la prevención de la hipertensión y sus consecuencias. También ayuda a quienes la padecen a estabilizar los niveles de tensión arterial.

El cuerpo humano no fue diseñado para permanecer inmóvil

El sedentarismo conduce a aumentar la cantidad de lipoproteínas, colesterol y grasas en la sangre. Estas sustancias afectan las arterias produciendo lesiones que alteran la pared de los vasos y pueden llevar a sufrir accidentes cerebro vasculares entre otras afecciones.

La actividad física contrarresta los efectos del “colesterol malo”

El  “colesterol malo” o LDL, es un agente que agrava el daño vascular. Para combatirlo, además de una dieta balanceada, nada mejor que hacer ejercicio. La actividad física incrementa la producción de HDL, el denominado “colesterol bueno”, que contrarresta los efectos del LDL.

EL ESTRÉS

El estrés es otro factor a tener en cuenta a la hora de evitar que la presión arterial supere los valores normales. las caminatas, la realización de deportes y actividades serenas que motiven a la introspección y a la relajación como la oración y lectura de textos inspiradores, contribuyen a reducirlo y, en consecuencia, a disminuir la tensión arterial.

El ejercicio y sus beneficios

  • Disminuye el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares

  • Previene y/o retrasa el desarrollo de hipertensión arterial y deisminuye los valores de tensión arterial en hipertensos

  • Aumenta el “colesterol bueno”(HDL) y ayuda a combatir al “colesterol malo”(LDL)

Desde hace décadas la Iglesia Adventista del Séptimo día presta un servicio muy valioso a la comunidad a través de los Cursos de Control del Estrés y la Ansiedad. No te pierdas el próximo que se lleve a cabo en tu comunidad.