blankpageUn año que termina y otro nuevo que está comenzando.Son momentos especiales que invitan a la reflexión y al balance. Este ejercicio de repasar los hechos que dejamos atrás nos permite tomar conciencia de una gran realidad: no podemos hacer nada para cambiar lo que quedó atrás.

Mirando hacia atrás vemos un panorama de sombras y luces, lo perdido, las tristezas y frustraciones en contraste con las alegrías y los logros. “Cuenta tus bendiciones” dice un refrán, y es un sabio consejo. Repasar en nuestra mente todos los buenos momentos vividos y también el relatarlos con un sentimiento de gratitud hacia Dios nos permite encarar un nuevo año con esperanza.

Ante nosotros se extiende un nuevo año, como una página en blanco. 365 días con “olorcito a nuevo” todo para nosotros!. Cada nuevo día en el que podemos abrir los ojos y encarar nuevamente la vida es una nueva oportunidad de ser feliz, de hacer felices a otros, de cambiar aquello que no nos gusta y sobre lo que tenemos control y de aprender a aceptar lo que no podemos cambiar. Cada día es una prueba  tangible de que Dios aún tiene planes para nosotros, y de que aún no se ha dado por vencido. De esto podemos tener certeza, ya que lo dice la Biblia: “Porque Yo sé los planes que tengo para ustedes,’ declara el SEÑOR ‘planes de bienestar y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza.” Jeremías 29:11 NVI 
No nos dejemos condicionar por los errores del pasado. Con la ayuda de Dios siempre podemos volver a empezar. En el último libro de la Biblia Dios  declara “El que estaba sentado en el trono dijo: «¡Yo hago nuevas todas las cosas!» Y añadió: «Escribe, porque estas palabras son verdaderas y dignas de confianza.» Apocalípsis 21:5 NVI

La Palabra de Dios es verdadera y digna de confianza. Declaremos con certeza, con confianza, que este será un muy buen año, mejor que el anterior,  porque es Dios quien lo ha prometido. El quiere hacer “cosas nuevas” en nuestra vida.

Dejemos atrás el pasado y mirando hacia el futuro, pongamos toda nuestra energía en el presente para dar lo mejor, hacer lo mejor y albergar solo positivo en nuestra mente.  En la lista de las “resoluciones de año nuevo” pongamos en primer lugar el cultivar una relación personal con Dios, si lo hacemos de corazón este nuevo año será memorable, será el primer año del resto de nuestra vida. Una nueva vida.

felicesfiestas2013

G.M.R.

Anuncios