Composicion tema la vaca

Lunes sin carne (y el resto de la semana ¡también!)

De la boca de los niños se escuchan las grandes verdades. Lo dice el “saber popular” y también la Biblia.  
Jesús mismo lo reafirma al decir que para entrar en al reino de Dios hay que volver a ser como niños.

 Él (Jesús) llamó a un niño y lo puso en medio de ellos.  Entonces dijo: – Les aseguro que a menos que ustedes cambien y se vuelvan como niños, no entrarán en el reino de los cielos.   Mateo 18:2-3 NVI

Son muchas las cualidades de los niños que se requieren para que, en algún momento, podamos llegar a la presencia de Dios: humildad, sinceridad, inocencia y amor (¡por mencionar solo algunas!).

Si te preguntás que tiene esto que ver con ser vegetariano, aquí va la respuesta: No está en nuestra naturaleza matar para comer, el gusto por el alimento animal lo adquirimos de quienes nos alimentan cuando todavía no podemos elegir.

Muchos dirán que los humanos somos omnívoros, que cazar y comer está “escrito en nuestros genes”.

Te proponemos este experimento: coloca a un bebé de unos 2 años en su cuna junto con una manzana y un conejito (vivo, no de juguete). Si el bebé se come al conejo y juega con la manzana, eso podría apoyar la idea de que es nuestro instinto matar y comer. Lo más probable es que ocurra lo contrario: ¡es una delicia ver la alegría y emoción en los ojos de una criatura cuando se acerca a un animalito! De inmediato quieren tocarlo, abrazarlo y jugar con él. Quienes tengan niños y mascotas podrán dar fe de este hecho.

Es triste pensar que en algún momento, la educación que recibimos nos hace percibir a algunos animales como mascotas y otros como comida.

¡Volvamos a ser como niños! hará que la vida en la tierra sea más feliz para humanos y animales (y estaremos en mejores condiciones para entrar al Cielo).

Gracias Blog Verde Despertar  http://bcampdera.wordpress.com por compartir! 

Anuncios