collage-of-womenLas Naciones Unidas han establecido el énfasis del Día Internacional de la Mujer 2013 en poner fin a la violencia contra las mujeres, una flagrante violación de los derechos humanos que afecta a siete de cada 10 mujeres y una de las prioridades fundamentales de ONU Mujeres.

Celebraciones se preparan ya en todos los rincones del planeta, 25 artistas de todo el mundo crearon la canción “One Woman”( (Una mujer) que nos recuerda que si todas y todos nos unimos podemos superar la violencia y la discriminación. Como dice la canción, “Nosotras somos una mujer y vamos a brillar!”, nos espera un futuro radiante. Únete para ayudar a difundir este mensaje y disfrutar de esta celebración musical de las mujeres de todo el mundo.

La igualdad de derechos para los géneros  no es un descubrimiento moderno: desde el inicio de los tiempos  Dios creó a hombre y la mujer para vivir en armonía y mutua complementación. El mismo acto de su creación así lo indica: la mujer fue tomada del torso de Adán, hueso de sus huesos, carne de su carne. No fue tomada de sus pies, tampoco de su cabeza: el mensaje es claro. Dios los hizo para estar juntos, lado a lado, ninguno por encima del otro. Ninguno para dominar al otro y menos aún para explotar y maltratar.

En el libro de Proverbios, capítulo 31, se encuentra un mensaje de homenaje a la mujer, que trasciende los tiempos y sigue vigente. 

Mujer ejemplar, ¿dónde se hallará?
    ¡Es más valiosa que las piedras preciosas!

 Su esposo confía plenamente en ella
    y no necesita de ganancias mal habidas.

 Ella le es fuente de bien, no de mal,
    todos los días de su vida.

 Anda en busca de lana y de lino,
    y gustosa trabaja con sus manos.

 Es como los barcos mercantes,
    que traen de muy lejos su alimento.

 Se levanta de madrugada,
    da de come a su familia
    y asigna tareas a sus criadas.

 Calcula el valor de un campo y lo compra;
    con sus ganancias planta un viñedo.

 Decidida se ciñe la cintura
    y se apresta para el trabajo.

 Se complace en la prosperidad de sus negocios,
    y no se apaga su lámpara en la noche.

 Con una mano sostiene el huso
    y con la otra tuerce el hilo.

 Tiende la mano al pobre,
    y con ella sostiene al necesitado.

 Si nieva, no tiene que preocuparse de su familia,
    pues todos están bien abrigados.

 Las colchas las cose ella misma,
    y se viste de púrpura y lino fino.

 Su esposo es respetado en la comunidad;
    ocupa un puesto entre las autoridades del lugar.

 Confecciona ropa de lino y la vende;
    provee cinturones a los comerciantes.

 Se reviste de fuerza y dignidad,
    y afronta segura el porvenir.

 Cuando habla, lo hace con sabiduría;
    cuando instruye, lo hace con amor.

 Está atenta a la marcha de su hogar,
    y el pan que come no es fruto del ocio.

 Sus hijos se levantan y la felicitan;
    también su esposo la alaba:

 «Muchas mujeres han realizado proezas,
    pero tú las superas a todas.»

 Engañoso es el encanto y pasajera la belleza;
    la mujer que teme al Señor es digna de alabanza.

 ¡Sean reconocidos sus logros,
    y públicamente alabadas sus obras!

Con amor y respeto para todas las mujeres en su día.

Anuncios