Ciertos alimentos, por su composición nutritiva (y según la cantidad ingerida), tienen una acción directa sobre el sueño: afectan al sistema nervioso y favorecen la liberación de sustancias como la melatonina y la serotonina que, relacionadas con la sensación de relajación, ayudan a descansar mejor. Aquí te contamos cuáles se recomiendan comer para dormir bien.

1. Bananas
Son pastillas para dormir naturales. Una inyección de melatonina y serotonina, además son ricas en magnesio, un relajante muscular.

2. Avena
Es una de las mejores fuentes de melatonina, y por ser rica en hidratos de carbono, ayuda a liberar serotonina. Otro punto a favor: como es de lenta digestión, no interrumpe el sueño.

3. Miel
Agregá una cucharada de miel a tu taza de leche caliente o de té. El azúcar es estimulante, pero un poco de glucosa alcanza para indicarle al cerebro que disminuya la función de la orexina, un neurotransmisor directamente relacionado con la vigilia.

4. Leche caliente
Contiene triptofano, un aminoácido esencial, necesario para la formación de melatonina y serotonina, dos neurotransmisores que participan del ciclo del sueño.

5. Garbanzos
Otro alimento rico en triptofano. Para incorporar una buena cantidad, agregalos en una ensalada o en forma de humus,  acompañando una rodaja de pan integral a mitad del día. Vas a dormir como un bebé por la noche. (1)

6. Papa
Contiene hidratos de carbono, que estimulan la secreción de insulina, hormona que aumenta la disposición del triptófano para formar serotonina.

7. Semillas de lino
Además de ser ricas en triptófano, las semillas de lino contienen ácidos grasos omega 3, que ayudan a levantar el ánimo. Agregá dos cucharadas a tus cereales o ensaladas, y vas a ir a la cama de buen humor.

8. Almendras
Poseen buenas cantidades de triptofano y de magnesio, ambas sustancias capaces de inducir el sueño.

9. Pan integral
Rico en vitaminas B1 y B6. Con miel, ayuda a que el triptofano llegue al cerebro, donde se convierte en serotonina y permite descansar mejor.

10. Té de manzanilla
Entre las infusiones relajantes, la manzanilla es la preferida para ayudar a conciliar el sueño. Al igual que el tilo y la melisa, tiene un efecto sedante.

Es igualmente importante considerar la cantidad y momento en que ocurre la última comida del día. Para dormir bien, es recomendable que la cena sea al menos 3 horas antes de ir a dormir. En lo posible, es deseable que no sea la comida principal del día sino algo liviano y de fácil digestión.  Nuestro cuerpo necesita muy pocas calorías antes de irnos a dormir, por lo que las que consumimos en exceso se almacenarán como grasas.

Para mantener nuestro peso en valores saludables, es útil recordar estas sencillas regla “la cena se almacena” y “desayunar como un rey, almorzar como príncipe y cenar como un mendigo”.

Artículo adaptado de Planeta Joy y (1) Professor Avi Gopher, Dr. Zohar Kerem, Professor Simcha Lev-Yadun, Dr. Shachar Abbo. http://humus101.com/EN/2007/03/03/hummus-instead-of-prozac/