Por indicación de Jesús, sus primeros seguidores esperaron juntos y en oración la unción del Espíritu Santo, quien los capacitaría para la gran tarea que tenían por delante: la predicación del Evangelio Eterno. Esperaron ‘Unánimes, juntos” , oraron y recibieron el bautismo del Espíritu. Como resultado el mundo cambió para siempre.

La Gran Tarea sigue vigente: en el siglo XXI tanto como en el primer siglo, necesitamos la presencia del Espíritu de Dios en nuestra vida. Para seguir predicando el Evangelio y para estar preparados para recibirlo cuando Jesús regrese por segunda vez.

Permitamos que Dios revitalice nuestra vida participando de esta enriquecedora experiencia espiritual. Ponemos a disposición materiales y enlaces donde obtener más recursos e información. 

Afiche_10_DDO

Descarga desde este enlace la revista con la selección de lecturas para cada día: Revista_10_Dias_de_Oracion

Anuncios