Las Naciones Unidas instituyeron el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer. La sola existencia de un día designado como especial para uno de los géneros de la raza humana denota en si mismo una realidad dolorosa: la desigualdad. Hay mujeres que aún sufren opresión, mujeres que reciben un trato menos que digno, mujeres que luchan y sufren por el solo hecho de haber nacido mujer.

No es un día para celebración y regalos, es un día para reflexionar, educar, reconocer, agradecer, cambiar para mejor.

Es un día en que, como cristianos, tenemos la oportunidad de recordar que el verdadero valor de cada ser humano es exactamente el mismo, porque por cada persona que vivió, vive y vivirá en este mundo, se pagó el mas alto precio: la sangre de nuestro Salvador Jesús.

00-hijas-de-Dios

En la medida en que la sociedad tenga presente esta gran verdad, que hombres y mujeres somos hijos de Dios, el mundo será un mejor lugar para todos.

Cada mujer es una princesa, pero no de cuento de hadas, cada mujer es Hija del Rey del Universo, Hija de Dios.

Anuncios