Resultado de imagen para dia de la tierra 2015Hace 45 años las Naciones Unidas designaron el 22 de Abril como el Día Internacional de la Tierra, el hogar de la humanidad.

Ban Ki-moon,  Secretario General de las Naciones Unidas declara «Las grandes decisiones que tenemos por delante no corresponden solo a los legisladores y los dirigentes mundiales. Hoy, en este Día de la Madre Tierra, hago un llamamiento para que todos nosotros seamos conscientes de las consecuencias que tienen nuestras decisiones sobre el planeta y lo que supondrán para las generaciones futuras.» 

El Día Internacional de la Tierra es un recordatorio de que nuestro planeta necesita que todos y cada uno de nosotros se comprometa con esta causa y contribuya a avanzar en la dirección correcta. Llegó el momento de asumir el liderazgo para que nuestros líderes puedan seguir nuestro ejemplo. Para muchos, el cambio climático es un problema lejano pero la realidad es que ya está afectando las vidas de comunidades enteras, animales y personas de todo el mundo. El mundo necesita un cambio profundo. Este 22 de abril es una oportunidad para impulsar el Día Internacional de la Tierra y mostrar a nuestras comunidades y a nuestros líderes que queremos nuevas acciones encaminadas a luchar contra el cambio climático. Llegó la hora de tomar la iniciativa.

feliz-dia-de-la-tierra

¿Cuál es nuestra responsabilidad como cristianos en el cuidado del medio ambiente?

La Biblia comienza con el relato de la Creación, y a lo largo de la misma, se nos recuerda constantemente que la Naturaleza es un don de Dios, como medio para sustentar la vida humana. Es deber del ser humano ser un “mayordomo fiel”, cuidando con dedicación y responsabilidad del legado divino para nosotros y quienes vendrán después. Si profesamos ser cristianos, tenemos el sagrado deber de administrar los dones de Dios. Esto debería ser una prioridad en nuestra vida.

La escritora cristiana Ellen G. White escribió:

Las cosas de la naturaleza que hoy miramos nos dan sólo un débil concepto de la belleza y la
gloria del Edén. Sin embargo, mucho de esta belleza permanece. La naturaleza testifica que
Uno, infinito en poder, grande y bondadoso, misericordioso y amoroso, creó la tierra y la llenó
con vida y felicidad. Aún en su estado opacado, todas las cosas revelan la mano del gran
Artífice. Aunque el pecado ha manchado la forma y la belleza de las cosas de la naturaleza,
aunque en ellas se puede ver las marcas de la obra del príncipe de las potestades del aire, no
obstante todavía hablan de Dios. En las zarzas, los cardos, las espinas, las cizañas, podemos
leer la ley de condenación; pero de la belleza de los cosas naturales y de su maravillosa
adaptación a nuestras necesidades y nuestra felicidad, podemos leer que Dios todavía nos
ama, que su misericordia todavía se manifiesta en el mundo. -Testimonios para la Iglesia Tomo 8 Cap. 38

Examinemos hoy nuestros hábitos de consumo y actitudes para identificar cómo podemos cuidar mejor de los recursos naturales. Si le pedimos ayuda al Creador para cuidar de su creación, seremos mejores ciudadanos de esta tierra. Pero lo más importante es que estaremos aprendiendo a ser también ciudadanos del Cielo y la Tierra Nueva, el legado que Dios está preparando para que sus hijos vivan con el por la eternidad.

Dice la Biblia:

“Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar. Vi además la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, procedente de Dios, preparada como una novia hermosamente vestida para su prometido. Oí una potente voz que provenía del trono y decía: ¡El acampará en medio de ellos, y ellos serán su pueblo: ¡Aquí, entre los seres humanos, está la morada de Dios! El les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir.” Apocalíopsis 1: 1 al 4