Un significado más amplio de pureza

Las palabras de Cristo – “Bienaventurados los de limpio corazón” – tienen un significado muy profundo. No se refieren únicamente a lo puro según el sentido con el cual el mundo entiende la pureza – es decir, lo exento de sensualidad – sino puro en los motivos y propósitos ocultos del alma, libre de orgullo y egoísmo, humilde, generoso y como un niño.