“P orque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:7

Oremos por el Espíritu Santo y un dominio propio de acuerdo con la voluntad del Señor.