Buscar

Iglesia Adventista de Castelar

Noticias de la Comunidad Adventista de Castelar, Buenos Aires

Etiqueta

Vida por Vidas

Mas Vida para Buenos Aires: masiva donación de sangre

Buenos Aires, Argentina… [ASN] La Ciudad de Buenos Aires se llenó de vida en la mañana del sábado 30 de marzo, cuando 1.800 jóvenes se presentaron en las carpas de extracción apostadas en el predio frente al Rosedal, en los bosques de Palermo. Además, al finalizar el evento, formaron la gota humana más grande del mundo. Desde un helicóptero, el camarógrafo registró esta histórica imagen conformada por 3.200 jóvenes que, vistiendo una camiseta roja, demostraron su apoyo a la donación voluntaria de sangre.

grande-Departamento-Comunicacion-Adventistas-Argentina_CLAIMA20130331_0157_14

A las 8 de la mañana todo estuvo listo; mesas de recepción, área de encuestas médicas, carpas de extracción, zona de refrigerio. Ubicados sobre la calle Infanta Isabel, los hemocentros se organizaron para atender a todos los donantes durante la mañana. Al finalizar la misma, 1.091 personas pudieron ingresar a las carpas y finalmente se recolectaron 917 unidades de sangre, en sólo cuatro horas, y en un espacio al aire libre. Ésta es la primera vez que se lleva a cabo un evento de tal magnitud en el país.

panoramica-voluntarios-formando-Adventistas-Argentina_CLAIMA20130331_0158_14

La iniciativa de los jóvenes adventistas fue el vehículo que integró a diversas instituciones que, aunque provienen de diversos ámbitos, comparten el mismo objetivo: incentivar la donación voluntaria y regularla como un gesto solidario hacia el prójimo. Jóvenes de la Iglesia Adventista, el Plan Nacional de Sangre del Ministerio de Salud de la Nación, hemocentros y hospitales de la provincia y Ciudad de Buenos Aires; fueron parte de esta iniciativa. Cada uno aportó sus recursos, conocimientos y tiempo para llevar a cabo esta ambiciosa campaña de donación.

Miles-Bosques-Palermo-Adventistas-Argentina_CLAIMA20130331_0159_14 (1)

La mayoría de las personas a quienes se interrogó coincidían en la siguiente declaración: “hoy necesita sangre otra persona, mañana puedo necesitarla yo”. Y ese fue el motor que movilizó a cientos para dedicar algunos minutos de su tiempo a esta generosa acción solidaria.

En paralelo a esta actividad, otras 4.500 personas disfrutaban de las actividades que se llevaban a cabo en el palco lindante; donde se presentaron diversos grupos musicales, se proyectaron vídeos alusivos a la donación de sangre y entrevistas a los jóvenes que salían de donar. Todos ellos manifestaron alegría y satisfacción por poder ser parte de esta iniciativa.

 Acompañaron el evento las siguientes autoridades: senadora de la Nación, María Eugenia Estenssoro; subsecretario de Cultos de la Nación, embajador Juan Landaburu; secretario de Cultos de la ciudad de Moreno, José Luis Gramajo; Dra. Mabel Maschio y equipo del Plan Nacional de Sangre del Ministerio de salud de la Nación. También, se presentaron en el lugar algunas personalidades reconocidas en el ámbito mediático, como: Paula Morales, actriz y Juan Carr, director de Red solidaria.

Pastor Carlos Gill presidente de la Union Argentina de los Adventistas del Septimo Dia

 

La noticia de Vida por Vidas fue difundida en los canales de televisión C5N, Crónica TV y TN noticias. También fue publicada en un artículo de la agencia de noticias Telam. [Equipo ASN, Patricia Marcos]

Anuncios

¡Corre por la vida!

Porque la VIDA corre por tus venas, ¡ponete la camiseta!

 Más información: www.dalevida.org.ar

Salvar vidas está al alcance de nuestras manos, te invitamos a participar en las iniciativas para la donación de sangre que te resulten más accesibles.

No importa cuál es tu tipo de sangre, siempre hay alguien que la necesita.

Sumate a la iniciativa permanente Vida por Vidas

Día Mundial del Donante de Sangre

Si donaste sangre, regalaste vida. Volvé a donar, muchos lo necesitan.

El donante es alguien bueno, que ama, que hace el bien sin mirar a quien y que es solidario. Quizás no se sienta muy seguro, pero transmite seguridad. Aprovecha la oportunidad de ser generoso con un poco de sí y sabe el riesgo que corre solo quien necesita sangre y no la tiene. El donante de sangre sabe que cada dos segundos, aproximadamente, alguien necesitará una transfusión. Muchas veces, es un héroe anónimo, pero siempre reconocido. De manera rápida, ayuda a quien lo necesita y nunca se arrepiente.

No le importa el pinchazo aunque, en algunos casos, cierre los ojos y enfrente el miedo en favor de desconocidos, porque ve, en esta situación, una oportunidad para superar el miedo a la aguja. Después de todo, existen cosas que duelen más y no hacen tanto bien.

El donante de sangre es miembro honorario de un “club” donde no se paga cuota anual, pero se reciben muchos beneficios; se siente bien y hace algo diferente. El donante de sangre es altruista, es el santo del día, es una persona buena que hace buenas acciones. Si es hombre, puede donar a cada dos meses y hasta cuatro veces por año y este gesto tendrá valor el año entero. 

El donante es alguien admirable de quien los padres y familiares se enorgullecen. Es alguien con buena sangre. No es egoísta y, con solo una donación, llena tres corazones de esperanza. De negativo, el donante solo tiene la sangre, llena de plaquetas que actúan positivamente. Es decir, no importa cuál es su tipo de sangre, siempre hay alguien que la necesita. El País entero es parte de la misma familia y, el donante, este pariente querido, no dejará al otro sin nada. Reconoce que su sangre es tan buena que no la guarda solo para sí. El donante sabe que es mejor donar que recibir; lleva la solidaridad en las venas.

El donante sabe que, a la hora de donar, todo el mundo es igual. No existe rico, pobre, raza, credo o color. Él tiene un buen corazón y su sangre es aun mejor. El donante tiene “sangre azul” porque es noble.

Esa persona fantástica que dona sangre no tiene carencia afectiva y es “mimada” en el lugar de donación como en casa. Es alguien importante e interesante de quien todos se preocupan y le prestan atención. Aparentemente, hace algo pequeño, pero en realidad, es una obra grande la que hace cuando estira su brazo por unos minutos. El donante salva vidas con solo 450ml que no hacen falta en el cuerpo, pero que hacen gran diferencia en la vida de otro. Él sabe que el homocentro carece de buenas intenciones.

El donante de sangre dona algo que no tiene sustitución. Es alguien especial que tiene actitud, consciencia y valor. Él vive y permite que otros vivan, ayuda a que las familias continúen unidas, hace que viva el amor de alguien y hace algo que los médicos no pueden hacer.

Ese ser tan amable no tiene hora exacta para donar, pero dona cuando es necesario. Aparece sin avisar e incluso así hace felices a las personas porque lleva lo que le falta a alguien para vivir. A él le importa el hijo o hija de desconocidos; cambia una historia, incluso sin saberlo.

El donante muestra a todos que el mundo tiene esperanza. Es un ciudadano al que todos quieren abrazar y que hace la mejor cosa del mundo. Él sabe que una sangre buena es la sangre donada. Es una persona única a la que no le importa ser igual. Es alguien con un corazón tan grande que sabe que amar nunca está de más.

¡Feliz día del donante de sangre!

Citado de http://www.vidaporvidas.com

Reforzando las defensas: El Hierro

Hierro: una espada de dos filos

El cuerpo necesita cierta cantidad de hierro para tener glóbulos rojos saludables. Pero más allá de esa pequeña cantidad requerida, el hierro se transforma en una sustancia peligrosa, actuando como catalizador de la formación de radicales libres (potentes agentes cancerígenos).

Las investigaciones muestran que, una alta ingesta de hierro en la dieta implica un alto riesgo de contraer cáncer (Ref. 23)

Una vez que el hierro se absorbe en el tubo digestivo, se almacena. La mayoría de nosotros acumula más hierro del que necesitamos. A pesar de la publicidad a favor de los alimentos enriquecidos en hierro, la sobrecarga de hierro es mucho más común que su deficiencia en la dieta tradicional de nuestro país. El motivo es el alto consumo de carnes rojas, las que contribuyen a una ingesta muy elevada de hierro, más de lo que una persona puede manejar para mantenerse saludable a largo plazo. Una dieta que consista mayormente en granos, vegetales, frutas y legumbres provee cantidades adecuadas de hierro, sin el riesgo de una sobrecarga de este elemento y sin peligro de consumir menos de lo necesario.

Es fácil comprobar si el cuerpo ha acumulado demasiado hierro. Los siguientes análisis pondrán en evidencia tanto una deficiencia como una sobrecarga de hierro. Las pruebas de rutina como el dosaje de hemoglobina y la prueba de hematocrito no son suficientes. Los valores que se indican son una guía general y recomendamos que siempre los resultados de laboratorio sean verificados por su médico.

  • Ferritina sérica (valores normales 12-200 mcg/l de suero)

  • Hierro sérico

  • Capacidad total de fijación del hierro (Total iron binding capacity:TIBC)

Los médicos dividen el valor de hierro sérico por el índice TIBC. El resultado debería estar entre el 16 y el 50% para mujeres y entre el 16 y el 62 % para hombres. Resultados por encima de estos valores indican un exceso de hierro en la dieta. Resultados por debajo de estas normas indican una deficiencia.

Un análisis adicional se lleva a cabo en casos de deficiencias de hierro, la prueba de la protoporfirina de células rojas. Un resultado mayor a 70 unidades se considera anormal. Si 2 de estos 3 valores (ferritina sérica, hierro sérico/TIBC, y la protoporfirina de glóbulos rojos) son normales, la anemia por deficiencia de hierro es poco probable. El hierro sérico y la TIBC deberían medirse luego de 12 horas de ayuno.

Lamentablemente  el cuerpo no cuenta con mecanismos para liberarse del exceso de hierro acumulado. Aunque no lo crea, la única forma eficaz de reducir el acúmulo de hierro es donar sangre. Este acto altruista y generoso no solo tiene efectos beneficiosos sobre la salud del donante: puede salvar vidas.

Si estás pensando en donar sangre, sumate a la campaña “Vida por Vidas”.  

Referencias:
23. Lauffer RB. Iron Balance. New York, NY: St. Martin’s Press, 1991.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑